El asesino de Rafael Gaspar mantenía una relación con la víctima, según la investigación