La policía sospecha que el detenido por la desaparición de su inquilina podría haber matado a otro cuatro inquilinos