Los asesinos entraron por un edificio colindante a la vivienda