Los abuelos de Asunta eran muy conocidos y queridos en Santiago