El abogado de Porto expone sus argumentos para recurrir la sentencia