Las marcas de dedos en la cara de Asunta demuestran que Porto ahogó a la niña