Basterra pudo evitar ser grabado por las cámaras entrando en un parking subterráneo