Basterra pudo mover su coche la tarde del crimen y aparcarlo en el mismo sitio con una tarjeta de minusválido, según Patricia Pardo