Una decepción amorosa o un fracaso profesional en junio provocó el cambio de actitud de Porto