La defensa de Basterra descarga en Porto los asuntos más oscuros y que más implican a su cliente