Los padres de Asunta estaban tranquilos antes de denunciar, según amigas de la niña