Dos amigas de Asunta hablaron con los padres antes de poner la denuncia y estaban tranquilos