El juez Taín sitúa a dos personas en la escena del crimen y cree que Basterra estaba allí