Exclusiva: las imágenes que confirman que el ordenador de Basterra no estaba en su casa