Los investigadores creen que Basterrra se deshizo del portátil tras abandonar la comisaría