Los investigadores localizaron manchas en cojines que estaban en el maletero del coche de Porto