El juez considera que los padres podrían modificar pequeños matices para tener coartada