El juez cree que hay indicios claros contra Basterra y que no hay explicación para la desaparición del portátil