Los coches de Porto y Basterra, aparcados en la calle pese a estar intervenidos por el juez