El móvil de Asunta se conectó dos horas después de su muerte en el piso de Porto