Narciso Carrero, psiquiatra de Porto, asegura que habló de su paciente por la presión de los medios