Han aparecido huellas de un tercero en el disco duro del ordenador de Basterra