No hay huellas de Basterra en el ordenador pero sí de otra persona en el disco duro interno