Las patologías de Porto no habrían alterado sus capacidades cognitivas y volitivas