Porto: "Por si el dolor no fuera suficiente, he tenido que asistir al feroz sensacionalismo"