Porto ha dejado el orfidal y su estado mental es más estable desde que está en prisión