A los psicólogos les sorprendió que Porto no mostrara empatía con sus padres