El registro de llamadas de Porto refuerza la teoría de que no regresó a casa tras comer