Rosario Porto, adaptada a la prisión