Rosario Porto le confesó a una vecina que tenía problemas y que no veía la solución