Rosario Porto consentía las sedaciones de Asunta, según el informe de la guardia civil