Rosario Porto, deprimida, ha pedido la baja en la cárcel por su estado