La sangre, los restos de alimentos y el pelo, fundamentales para esclarecer el crimen de Asunta