El Ayuntamiento conocía desde mayo de 2010 las deficiencias del Madrid Arena