José Bretón se contradice cuando explica como se produce la pérdida