Bretón muestra una gran capacidad de control sobre su discurso