En su cuarta declaración, Bretón niega que les diera tranquilizantes