Calculador, narcisista e inestable: así es Antonio Ortiz