La cámara térmica delata a Bretón