La familia de Bretón ha pasado de colaborar con los medios a pedir ayuda a la policía para evitar el acoso