El cantante sufrió una subida de tensión tras el asalto