La búsqueda de Ruth y José ha costado 140.000 euros