Los amigos de Bretón aseguran que no le creyeron cuando dijo que había perdido a los niños