La ayudante de la antropóloga que se equivocó asegura que trabajó sin presión