José Bretón es un analfabeto emocional, según Rocío Ramos Paul