José Bretón incurre en su primera contradicción