Bretón, más nervioso en la segunda sesión del juicio