José Bretón mostró su obsesión por Ruth en su alegato final