Bretón respira agitado al escuchar la llamada del 112