Bretón, un padre demasiado tranquilo tras la desaparición